miércoles, 10 de marzo de 2010

Pan de molde doble salvado y tostaditas




Últimamente estuve experimentando y degustando diferentes tipos de masa preparadas con harina integral, ya hemos visto la preparación de tacos y quesadillas y pronto verán la luz diferentes panes, pizzas, y tartas. Hoy me dediqué a recrear la receta de pan de miga de Germán (Namreg en Taringa), tomándola como base para preparar un pan de molde integral con doble salvado, a las que luego podemos convertir en elegantes tostaditas para copetín, entradas (tipo bruschetas), o servirlas en el desayuno o la merienda. La textura del pan es húmeda y uniforme, permitiendo cortar rebanadas delgadas sin que se desmigue.


Ingredientes:

170 g. de harina común (000) y algo extra para la mesada
150 g. de harina integral superfina
50 g. de salvado de trigo
25 g. de levadura de cerveza fresca
1 cdita. de azúcar
1 cda. al ras de sal fina
250 c.c. de agua
1 cdita de extracto de malta o miel
3 cdas. de aceite

Preparación:

Colocar 25 g. de levadura de cerveza en un tazón, agregar 1 cdita. de azúcar y disolver. Verter 100 c.c. de agua apenas tibia y 20 g. de harina, restados de la cantidad total indicada. Tapar y dejar fermentar 15’.

Pesar las harinas y el salvado: 150 g. de harina 000, 150 g. de harina integral superfina y 50 g. de salvado de trigo. Colocar en un bol, agregar 1 cda. al ras de sal fina, o un poco menos si se desea un pan menos salado, mezclar y verter en el centro la levadura fermentada.

Disolver 1 cdita. de extracto de malta en 150 c.c. de agua apenas tibia, agregar también a las harinas junto a 3 cdas. de aceite e integrar todo dentro del bol con la ayuda de una paleta o corner durante 5’ antes de trabajarla en la mesada, para permitir que las harinas y el salvado absorban líquido.

Espolvorear la mesada con harina y amasar durante 5’, agregando poca harina extra para que la masa conserve su textura pegajosa y tierna. Colocar en un bol aceitado y cubrir. Dejar levar 1h. en un lugar tibio, hasta que duplique su volumen.

Llevar la masa levada a la mesada enharinada y aplastar un poco para desgasificar. Formar un rectángulo y enrollarlo para obtener un cilindro apretado. Ubicar en un molde para budín y empujar la masa hacia abajo y hacia los bordes para que tenga una forma pareja y no queden huecos.

Cubrir el molde con un repasador y dejar leudar 45’ a 1 hora, hasta que la masa suba hasta casi el borde. Pincelar o rociar con agua y cocinar en horno precalentado a 200° C (temperatura fuerte) durante 30’. Colocar un jarrito con agua en la base del horno, para mantener la humedad dentro del mismo.

Retirar el pan del horno, dejar entibiar unos minutos dentro del molde, desmoldar y cubrir con un repasador hasta que se enfríe totalmente. Cortar en rebanadas y utilizar.



Para un desayuno: untado con queso blanco y dulce de leche, o mermelada, formando un diseño marmolado.

El pan puede hornearse en un molde angosto de paredes altas, pero preferí hacerlo dentro de un molde más ancho y chato, para elaborar luego estas deliciosas tostaditas súper crocantes, como las que vienen envasadas. Para lograr esa textura, se distribuirán finas rebanadas de pan en una placa aceitada y se hornearán a temperatura muy suave (120° C a 140° C) durante 15’ de cada lado.

Sirven de base para cualquier preparación salada, escabeches, carnes, patés, queso crema con salmón o eneldo, o simplemente frotadas con un diente de ajo. Ajo, tomate y lascas de queso parmesano, sbrinz o pepato. Abajo la tostadita crujiente.

Para los que quieran probar la receta de Namreg, pan de miga blanco, estos son los links:

Saludos

2 comentarios:

  1. Sì, las fotos son mìas y la cocina consume energìa pero tembién aporta energìa, no sòlo al comer, sino al preparar. Es uno de los hobies màs interesantes, justo ese ratito que se necesita para estar un rato en paz porque exige concentraciòn, pero permite pensar en otras cosas. Si tuviste un mal dìa, te vas a la cocina y te preparas algo rico.

    ResponderEliminar

AddThis

Bookmark and Share